Saltar al contenido

Vuelta a casa por Navidad

No hay nada mejor que volver a casa por Navidad como dice ese anuncio del turrón. Y yo he tenido la suerte de volver a mi segundo hogar, el Santiago Bernabéu, ahora en obras, en esta época tan bonita. 

Aunque en diciembre hace mucho frío en Madrid, hoy el tiempo ha decidido darnos un día de descanso y ha salido el sol. Todo indicaba que era el día perfecto para ir volver a casa. Después de vestirme como toda una profesional del periodismo deportivo, o eso han dicho mis padres cuando han visto mi ropa, he puesto rumbo al Santiago Bernabéu. De camino no podía parar de mirar las calles, sobre todo cuando he llegado a la puerta y he visto todas las vallas de las obras que rodean el estadio. Siguiendo el camino que indicaban las señales, he ido a la puerta de la tienda oficial del Real Madrid para encontrarme con cinco compañeros de clase ya que decidimos hacer el tour juntos. ¿Qué mejor que volver a tu segunda casa con tu otra familia?

Una vez que estábamos todos juntos, pusimos rumbo a la entrada del estadio, donde pasamos el control de seguridad y varios de temperatura por esta pandemia del coronavirus. Nada más pasar el último control y pisamos dentro del estadio pudimos ver parte de las gradas. Caminamos un poco más y llegamos justo a una zona del palco desde donde se apreciaba todo el campo. La emoción nos invadió y no pudimos reprimir las sonrisas. “Algún día estaremos nosotros en la zona de prensa o a pie de campo entrevistando a los jugadores” nos dijimos unos a otros. Y es que todos estábamos muy felices de estar allí, sabiendo que sí, que algún día estaríamos trabajando en el lugar que siempre soñamos. 

También observamos todas las obras que se están haciendo y un hombre mayor nos explicó varios datos del estadio y de todas las reformas. “Sin duda, ese hombre es un socio del Real Madrid” pensamos. Y era cierto, el hombre lleva siendo socio más de 50 años y su pasión por el club se apreciaba en todas y cada una de las palabras que decía. Más tarde nos despedimos de él y seguimos nuestro camino. 

Entramos en una sala donde estaban todas las copas ganadas por el Real Madrid. Nos dimos cuenta de que estaban ordenadas por orden cronológico, al igual que también estaban las equipaciones y las zapatillas, también ordenadas de las más antiguas a las más recientes. Incluso hay fotos y textos de cuándo se fundó el club y de sus fundadores.

A continuación, pasamos a otra sala donde vimos las camisetas de todos los jugadores actuales del equipo. Al igual que en el resto de las salas, aquí también hay pantallas. En este caso, en estas pantallas, iban apareciendo cada uno de ellos y aparecen todos sus datos: posición en la que juegan, altura, peso, velocidad a la que corren… todo tipo de análisis. Mientras veíamos todo siempre escuchábamos de fondo las narraciones de goles junto a una música que te hacía viajar al propio partido, algo que nos emocionó y nos puso la piel de gallina.

Después pasamos a la zona de baloncesto, donde también había pantallas donde había diferentes opciones para ver: jugadores de cada año y sus datos correspondientes, los premios que habían ganado en cada temporada, fotos grupales… En estas pantallas vimos a Fernando Romay, un jugador que hemos tenido la suerte de entrevistar y nos contó varias anécdotas de su paso por el Real Madrid de Baloncesto. 

Finalmente, llegamos a la sala donde estaban las 13 Copas de Europa. Estaban todas en una vitrina en la que salía confeti de la parte posterior. Aquí la música era diferente: era una melodía donde te hacían sentir que tu formabas parte de esas 13 victorias de los Reyes de Europa, que esa victoria también era tuya. Tras hacer varias fotos y vídeos, salimos de la sala y nos hicimos varias fotos en la máquina que había para salir en el mosaico que hay justo pasando la sala de las Copas de Europa. 

Foto en el mosaico

Después, pusimos rumbo a la salida, pasando por la tienda oficial. Finalmente, fuimos todos a comer y hablamos de este tour que tanto nos había emocionado y de los grandes retos que nos esperan en nuestro futuro profesional. 

Publicado enCrónicas

Un comentario

  1. Mati Mati

    Lo dicho, gran santificación la vuelta a casa y en un futuro quizá te veamos en el Santiago Bernabeu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *